• Airtest intolerancia a la lactosa
  • Ejemplo test aire aspirado lactosa

AirTest para intolerancia a la lactosa

70,00€

AirTest Para intolerancia a la lactosa

Este test pone en evidencia una posible intolerancia a la lactosa mediante la cuantificación de las concentraciones de hidrógeno, metano y anhídrido carbónico en el aire espirado tras la ingestión de una cantidad controlada de lactosa.

La metabolización de la lactosa por parte de la flora del intestino grueso va a generar hidrógeno y/o metano, estos gases van a ser absorbidos, transportados por la sangre y eliminados a través de las vías respiratorias junto al anhídrido carbónico. Así pues, el aumento de la concentración de estos gases en el aliento tras la administración de lactosa nos va a indicar que este ha llegado intacto al colon. Es decir, que no ha sido absorbido en el intestino delgado y por tanto que puede existir una intolerancia.

Plazos de Entrega:

  • AirTest Para intolerancia a la lactosa: 3 días laborables

Gastos de envío:

Están incluidos en el precio final del kit, salvo cuando las muestras procedan de las Islas Canarias; En este caso se abonará un suplemento de 15€ (IVA incl.).

Ejemplos de documentación e informes:

Aquí podrás visualizar el ejemplo de volante de solicitud de pruebas que recibirás con el kit, el ejemplo de volante que deberás remitir con las pruebas y el ejemplo de informe que recibirás.

70,00€TRANSPORTE GRATUITO
Categoría: .

Descripción del Producto

 
Airtest es una prueba de laboratorio realizada en aire espirado, cuya finalidad es valorar la existencia de intolerancias a azúcares como la fructosa, la lactosa el sorbitol o la lactosa y también para analizar la existencia de sobrecrecimiento bacteriano a nivel de intestino delgado, conocido como SIBO.

Proceso de toma de muestras del AirTest para intolerancia a la lactosa

La lactosa es un azúcar, disacárido formado por la unión de dos monosacáridos, la galactosa y la glucosa, contenido en los productos lácteos de todas las especies de mamíferos, que además se usa como aditivo de muchos alimentos preparados y como excipiente de algunos medicamentos.

Antes de hablar de la intolerancia a la lactosa es importante detenerse un momento para entender la diferencia con la alergia a la leche. Cuando hablamos de alergia por lácteos nos referimos a una reacción descontrolada de las defensas del organismo frente a las proteínas contenidas en los productos lácteos, mientras que cuando hablamos de intolerancia a la lactosa nos referimos a la incapacidad del aparato digestivo para asimilar el disacárido (azúcar) contenido en este tipo de productos. Por este motivo es erróneo hablar de alergia a la lactosa.

Otros conceptos erróneos

  • No es correcto hablar de intolerancia a la leche de vaca. Como se ha mencionado anteriormente la lactosa está contenida, en mayor o menor medida, en la leche de todos los mamíferos, por lo que cuando una persona no tiene capacidad para asimilar la lactosa, va a tener intolerancia a los lácteos de cualquier especie.
  • Tampoco es acertado hablar de intolerancia a la leche o intolerancia a los lácteos ya que pueden aparecer los síntomas de la lactosa en las personas cuando consumen alimentos diferentes a los lácteos en los que la lactosa se encuentra como aditivo y cuando consumen medicamentos en los que se encuentra como excipiente.

Para poder ser absorbida por la mucosa intestinal, la lactosa se debe ser desdoblada en dos monosacáridos, galactosa y glucosa. La descomposición de la lactosa es responsabilidad de un enzima digestivo producido por el intestino delgado denominado lactasa. La baja o nula producción de este enzima es la causa de que la lactosa no se desdoble correctamente y, en consecuencia, de que no se absorba.

En función de las causas de la intolerancia a la lactosa esta se puede clasificar de tres modos diferentes:

Intolerancia a la lactosa primaria.

  • Se trata de una pérdida progresiva de la capacidad de producir lactasa por parte del intestino delgado. Situación que se produce a medida que la persona va alejándose de la edad de la lactancia.
  • En este caso se puede afirmar que la intolerancia a la lactosa es hereditaria, ya que la pérdida de producción de lactasa viene condicionada por la presencia de dos polimorfismos en el gen que codifica la síntesis de la lactasa (gen MCM6). Por este motivo se trata de una situación irreversible.

Existen determinados grupos étnicos con más predisposición a desarrollar este tipo de intolerancia.

Intolerancia a la lactosa secundaria

  • La disminución de la producción de la lactasa es secundaria, ya que está provocada por un daño intestinal temporal como una gastroenteritis, toma de ciertos medicamentos, intolerancia al gluten, intervenciones quirúrgicas, situaciones de malnutrición, etc. Este tipo de intolerancia es transitoria y reversible en la medida en la que revierta la causa del problema.

Intolerancia a la lactosa congénita

  • Ausencia total de lactosa desde el nacimiento debido a mutaciones en el gen que codifica la síntesis de la lactasa. Es la forma más rara y grave. Se detecta a los pocos días de vida.

Los síntomas de intolerancia a la lactosa más habituales vienen condicionados por la llegada de la lactosa al intestino grueso. Cuando esto se produce, la lactosa va a ser fermentada por la flora intestinal que allí habita y fruto de esta fermentación se van a producir, entre otras sustancias, hidrógeno y/o metano, que son los responsables de los principales síntomas de la lactosa en las personas: distensión, hinchazón, dolor, ruidos y gases a nivel abdominal, náuseas, diarrea, estreñimiento, presencia de heces pastosas y flotantes, defecación explosiva, enrojecimiento perianal, etc.

Pero los síntomas de ser intolerante a la lactosa pueden también ser extradigestivos, ya que la afección de la mucosa intestinal puede condicionar el modo en el que se absorben los nutrientes y llegar a provocar abatimiento, cansancio, dolores en las extremidades, problemas cutáneos, alteraciones de la concentración, nerviosismo, trastornos del sueño, etc.

Cuando existen signos de intolerancia a la lactosa es importante disponer de instrumentos para saber como detectar intolerancia a la lactosa:

En algunas ocasiones, el modo en como se manifiesta la intolerancia a la lactosa es suficiente para emitir un diagnóstico, como es el caso de la intolerancia congénita del recién nacido. Sin embargo, en otras ocasiones en las que los efectos de la intolerancia a la lactosa no son tan evidentes o en los que se pueden confundir con otras alteraciones, es necesario realizar un examen para intolerancia a la lactosa.

Test aliento LACTOSA

Es el test de intolerancia a la lactosa más empleado en la actualidad.

Se trata de una prueba que, como su nombre indica, se realiza en aire espirado y se fundamenta en el hecho de que la lactosa que no ha sido absorbida a nivel de intestino delgado y consigue llegar al colon, va a ser fermentada por la flora intestinal generando hidrógeno y/o metano, parte de estos gases van a ser absorbidos, transportados por la sangre y eliminados a través de la vía respiratoria.

Así pues, esta prueba de la lactosa, consiste en medir la concentración de hidrógeno y metano en el aire espirado antes y después de administrar una disolución con una cantidad determinada de lactosa por vía oral, en intervalos de 25 minutos hasta el 175.

¿Cómo saber si se es intolerante a la lactosa tras la realización del test?: si se observa una elevación en la concentración de alguno de estos gases alrededor del minuto 90, que es cuando las sustancias no absorbidas deben llegar al colon, se puede concluir que la lactosa no ha sido digerida convenientemente a nivel del intestino delgado y  que, por tanto es posible que exista una intolerancia. Un complemento importante a la hora de cómo saber si eres intolerante a la lactosa y que es muy útil para el médico a la hora de emitir un diagnóstico definitivo, es la aparición de algún efecto secundario durante el tiempo que dura la prueba.

Para que la información se presente lo más clara posible, Airtest, que es el test de aire espirado de Centro Diagnóstico Calderón, incluye en su informe una representación gráfica de los resultados y una descripción de los síntomas que el paciente ha manifestado durante el proceso de toma de muestras

Existe un test de lactosa, diferente a Airtest, en el que únicamente se valora el hidrógeno. Esto supone un inconveniente, ya que, en función del tipo de flora, en algunos casos solo se eleva la concentración de metano. En esos casos, con el test de hidrógeno se obtendría un falso resultado negativo.

A pesar de que el test de aire espiado es la prueba de intolerancia a la lactosa más eficaz con el fin de cómo saber si soy intolerante a la lactosa, presenta un pequeño problema cuando se realiza en bebés o en niños que todavía no tienen la capacidad de soplar. En estos casos puede ser necesario el uso de mascarillas especiales o recurrir al análisis de sangre.

Análisis intolerancia LACTOSA

Se trata de un examen de intolerancia a la lactosa realizado en sangre que tiene su fundamento en el hecho de que cuando la lactosa se digiere y absorbe correctamente, se va a producir una elevación de los niveles de glucosa en sangre. De forma que, si tras la administración de una cantidad de lactosa controlada, no se produce una elevación de los niveles de glucemia con respecto a un valor basal obtenido antes de la ingestión del sustrato, va a querer decir que la lactosa no se ha digerido correctamente y que es posible que haya una intolerancia.

Se trata de una prueba para intolerancia a la lactosa que ha caído en desuso tras la implantación de los test de aire espirado, aunque puede ser un recurso en algunos casos en los que soplar pueda ser un problema.

 

Test genético de intolerancia a la lactosa

Estudios relativamente recientes establecen que la actividad de la lactasa está asociada a la presencia de dos polimorfismos identificados en el gen MCM6. Este método consiste en extraer y amplificar el ADN de una muestra de sangre o de mucosa bucal del paciente, continuando con un protocolo analítico para detectar los polimorfismos C/T 13910 Y G/A 22018. En función de las distintas combinaciones que se encuentren, se puede determinar si un paciente tiene una intolerancia primaria a la lactosa o no.

Ser intolerante a la lactosa implica tomar una serie de medidas para evitar los síntomas derivados del consumo de lactosa.

En primer lugar, es interesante conocer si se trata de una intolerancia a la lactosa primaria o secundaria. Para ello, como se ha explicado en el apartado anterior existen una serie de pruebas analíticas funcionales y genéticas.

Si se trata de una intolerancia a la lactosa secundaria, además de suprimir de forma temporal el consumo de alimentos y demás productos que contengan lactosa, es importante abordar la causa del problema, ya que en la medida en la que esta desaparezca, también lo hará la incapacidad de digerir lactosa y se podrá volver a una alimentación normal.

Si se trata de una intolerancia primaria. Es decir, de origen genético, las consecuencias de la intolerancia a la lactosa pasan por suprimir de por vida el consumo de lactosa. En caso de pequeños consumos de lactosa se pueden aportar cápsulas de lactasa que van a suplir la función natural del enzima. Por otro lado, es importante consumir alimentos ricos en calcio y vitamina D con el fin de suplir las posibles deficiencias derivadas de la supresión de los productos lácteos.

¿A qué edad se presenta la intolerancia a la lactosa?

Las casusas de la intolerancia a la lactosa condicionan en cierta medida la edad de aparición. Así pues:

  • Una intolerancia congénita, es decir una mutación en el gen que codifica la síntesis de lactasa, aparece desde el momento del nacimiento.
  • Sin embargo, cuando hablamos de intolerancia primaria a la lactosa, cuyo origen está en un determinado polimorfismo del mismo gen, estamos hablando de una alteración que permite una producción de lactasa normal durante los primeros años de vida pero que va perdiendo actividad a medida que nos alejamos de la edad de la lactancia.
  • La intolerancia secundaria a la lactosa tiene una edad de aparición totalmente aleatoria, ya que depende del momento en el que se produce una alteración en la mucosa que pueda llegar a inhibir temporalmente la producción de lactasa. Como ejemplo de situaciones que pueden provocar esta situación, podemos mencionar: un proceso de malnutrición, el consumo de gluten en una persona celiaca, una infección intestinal, etc. etc. Como se puede apreciar son situaciones que no dependen de la edad del individuo.

¿Qué síntomas presentan las personas con intolerancia a la lactosa?

Salvo en el caso de la intolerancia a la lactosa congénita en la que los síntomas digestivos pueden ir acompañados de daño renal y hepático y puede llegar a provocar la muerte del recién nacido si no se suprime la lactosa de la dieta, en el resto de los casos, los síntomas de la intolerancia a la lactosa en adultos y en niños son similares y se describen en el apartado correspondiente de este mismo artículo.

¿Cómo saber si tengo intolerancia a la lactosa?

Una vez estudiados qué síntomas tiene la intolerancia a la lactosa, ante estas manifestaciones digestivas o extradigestivas podemos tener la sospecha y preguntarnos como se detecta la intolerancia a la lactosa. Lo más sencillo y fiable es realizar Airtest Lactosa. Se trata de una prueba en aire espirado en el que, tras la ingestión de una cantidad de lactosa, se valoran las concentraciones de hidrógeno, metano y anhídrido carbónico en el aire espirado en diferentes momentos y se coparan con los valores obtenidos en una muestra basal. La concentración de anhídrido carbónico nos va a ser útil exclusivamente para valorar si la muestra ha sido obtenida correctamente y las diferentes concentraciones de hidrógeno y metano nos van a permitir detectar si la lactosa ha sido metabolizada por la flora del intestino grueso como consecuencia de no haber sido absorbida en el intestino delgado.

Aunque para saber como se diagnostica la intolerancia a la lactosa existen otros métodos ya descritos en el apartado correspondiente de este mismo artículo

Opiniones

No hay reseñas todavía.

Sé el primero en opinar “AirTest para intolerancia a la lactosa”


*